jueves, 9 de marzo de 2017

El factor Ter Stegen en la remontada del Barça ante PSG, una oda a la importancia del portero.

Imagen: Mundodportivo.com
Gran partido de fútbol el que vimos ayer en la victoria 6-1 del FC Barcelona ante el Paris Saint Germain. Todo el mundo estará de acuerdo que el héroe del partido fue Sergi Roberto con su gol en el tiempo de descuento que daba la clasificación al Barça. Nadie discutirá que el mejor del partido fue Neymar y que Luis Enrique en esta ocasión le ganó la partida táctica a Unai Emery. Pero yo me quiero parar en otra figura, en la del portero. Sé que soy partidista porque mi pequeño juega en esa posición pero creo firmemente que el factor Ter Stegen fue fundamental para conseguir la hazaña. Os exlicaré porqué





En el marcador figuraba un 3-1. Cavani ganaba en velocidad a la defensa azul-grana y encaraba a Ter Stegen. Chute cruzado que despeja de forma magistral el portero con su pie izquierdo. Una parada que a lo mejor no suponía nada en aquel momento dió lugar a los minutos locos en los que el Barça conseguiría los 3 goles que le darían el pase. Podríamos decir que con esa parada empezó todo. ¿No la habéis visto?. Aquí la tenéis:




 Pero ahí no acabó el factor Ter Stegen. 90+1, Neymar conseguía el quinto gol. Sólo un tanto les separaba de lo que parecía imposible. Al poco tocaba fletar jugada a balón parado. El portero culé sube a rematar. Un puntito naranja entre una multitud blanca y  azul-grana. Allí se veía que el portero es diferente. En aquella jugada había algo raro, 2 porteros en una misma área. Y el lanzamiento fue rechazado. Ter Stegen sale corriendo hacia su portería y en su camino roba el balón al delantero que podría haber creado el contrataque que acabara con cualquier esperanza. Y después del robo, recibe una falta. ¿Sabéis que falta?. Si, esa. La falta que acabaría en el gol de Sergi Roberto

Imagen de ara.cat
¿Y que pasa después del gol? Todos a celebrarlo con Sergi Roberto. Todos menos uno. Ter Stegen corría celebrando el gol en dirección contraria, en dirección a su portería. Porque ser portero es eso. Ser portero es celebrar en soledad porque no puedes descuidar tu marco. Ser portero es ser ese personaje con camiseta de color distinto, que muchas veces desde la sombra, es pieza clave para conseguir las victorias. 


Podría haber titulado "El factor portero" en vez de "El factor Ter Stegen", pero creo que esta vez hay que ponerle nombre a ese gran portero que fue un claro ejemplo de lo importante que es un guardameta para un gran equipo.



Y sonó el final y el Barça pasó. Ya sabemos que una moneda siempre tiene dos caras. Y ahí estaba Trapp abatido. La alegría de unos, es la desgracia de otros, pero allí estaba Ter Stegen para abrazar a su "colega". Aunque defiendan porterías rivales, ambos tienen una función específica que ninguno de los otros 20 jugadores tienen, y eso hace que aunque sean rivales, sean compañeros de "oficio"


¿Y sabéis que? Ser portero no es fácil, pero estoy orgulloso que nuestro pequeño lo sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada