lunes, 14 de mayo de 2018

Final prematuro a la temporada


Los que nos seguís por las redes sociales habréis notado que hace unas semanas nuestra actividad ha disminuido bastante, todo ello consecuencia de que tenemos al pequeño lesionado de nuevo.


En diciembre, tras caer mal después de ir arriba a por un balón, se rompió unas fibras del tendón rotuliano. Después de casi 3 meses parado volvió a reincorporarse a su equipo. La alegría le ha durado un par de meses.
 A mitad de abril empezó a notarse una molestia en la misma zona del tendón pero sin ser incapacitante. Ya sabemos como son los niños y Pau no es una excepción. Por miedo a quedarse sin jugar otra vez no nos dijo nada. Hasta que la cosa se agravó en un partido y dejó de poder apoyar ni doblar la pierna. Nos asustamos pensando que otra vez se había roto parte del tendón.
Tocó inmovilizar la rodilla y realizar una resonancia magnética.El resultado fue esperanzador, no había nada roto y todas las estructuras de la rodilla estaban correctas. Sólo se observaba una inflamación en el tendón y en la inserción ósea. Según nos ha comentado la doctora de medicina del deporte se trata de un síndrome ligado al crecimiento de nombre raro, Osgood-Schlatter.

¿Y ahora que? Toca reposar, fisioterapia y poco a poco ir movilizando la articulación. Según la evolución podría ser posible llegar a algún torneo de final de temporada pero los médicos nos han aconsejado que repose, que pase el verano y que ya afronte la siguiente temporada bien recuperado. Así que toca despedirse de esta temporada marcada por las lesiones y esperar con ilusión la siguiente.

Dentro de lo que cabe, finalmente la lesión no es tan preocupante cómo al principio pensábamos. Hubo algún momento en que nos hemos planteado muy seriamente que Pau dejara el fútbol.
Ver a tu hijo llorando de dolor por una secuela de la práctica de un deporte, te hace replantear muchas cosas. Pero él quiere volver a jugar. Se planteó que si no podía ser portero, jugar de jugador de campo, pero los médicos nos han aconsejado que con el problema con el tendón y el crecimiento mejor ser portero. Así que la temporada que viene, si no pasa nada raro, Pau volverá a ponerse los guantes.
Tocará ir con cuidado porque el problema se puede repetir mientras esté en crecimiento. Así habrá que realizar buenos calentamientos y parar enseguida que note alguna molestia. Lo bueno es que al acabar el crecimiento ya no habrá problema. Por el medio habrá que aprender a convivir con ello.



Valorando la temporada
Una vez asumido el final siempre es bueno mirar atrás y valorar lo que ha dado de sí la temporada. Si descartamos los parones por el tema del tendón, cuando Pau ha podido jugar ha hecho una buena temporada, siempre desde mi humilde opinión.
Empezaba con un cambio de categoría, en un equipo de primer año a excepción de su compañero bajo los 3 palos, en una categoría exigente como es primera división. A parte de disfrutar con el fútbol, lo que debía procurar Pau era poder ayudar en lo máximo a su equipo e intentar que al salir al campo no se notara la diferencia con su compañero portero, un año mayor que él y con muy buenas cualidades como guardameta. Tener un compañero en la portería que es mayor que tú y que hace muy bien su trabajo, creo que le ha servido para esforzarse más y poder mejorar.
Pau creo que ha estado a un muy buen nivel, ayudando al equipo siempre que ha sido necesario y dando la cara en todos los partidos con muy buena actitud. Pienso que si las lesiones no hubieran truncado la continuidad, podría haber completado una de sus mejores temporadas. Pero lo que me hace sentir más orgulloso como padre es su gran actitud este año. No será el mejor portero del mundo, pero lo intenta y lo disfruta.

Imagen del último partido que disputó Pau con el Alevín C del Cambrils UCF
Nos hemos despedido de forma prematura de la temporada pero lo importante es que seguro que lo más divertido está por llegar. Dar las gracias a los entrenadores de Pau de esta temporada por seguir enseñándole y a sus compañeros y familias por compartir tantos ratos de fútbol.

Ahora toca descansar, recuperarse, desconectar en verano y volver para afrontar su última temporada de fútbol 7 que esperemos sea mejor en el tema de las lesiones.

Acabar mandando un saludo a todos los que sois seguidores del blog. A los que jugáis a fútbol esperamos que tengáis un final de temporada exitosa. Y a todos desearos que paséis un gran verano.

5 comentarios:

  1. joseba real de asua14 de mayo de 2018, 15:17

    Animo a Pau. Aunque con nombre raro, es muy común. Todavía me acuerdo de mi hijo cuando un médico de la Fundación Athletic (el club donde juega es convenido del Athletic Club y en Escolar la Fundación tiene a un médico y varios fisios para atender a los niños de los clubs convenidos) le dijo "Tienes un Osgood-Schlatter" :) :). Casi se cae.... hasta que le dijo, conocido como "crecederas" en la rodilla :) :). A día de hoy sigue jugando sin problema alguno (también es portero) y bastantes centímetros más de altura :) :) . Eso sí pasó año y medio duro. Reposo y tranquilidad. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo nos han explicado. Cuando pase el crecimiento ya no habrá problema pero por el momento le tocará ir parando si aparece.
      Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Mucho animo chicos, desgraciadamente las lesiones forman parte de la practica deportiva. Todo deportista ha vivido estas situaciones y deben servir para volver más fuertes que antes de la lesión. Un abrazo muy fuerte y esperamos vuestras noticias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que el tema de las lesiones es duro, no sólo por el dolor físico , sino también por no poder realizar actividad física, cosa complicada en un chico de 10 años.
      Un saludo y gracias pro el comentario

      Eliminar