jueves, 30 de mayo de 2019

Balance de la etapa de fútbol 7


Parece que fue ayer que nuestro hijo Pau se ponía por primera vez unos guantes con 3 años y ya estamos diciendo adiós al fútbol 7. Sé que hay comunidades dónde en época alevín ya se empieza el fútbol 11, pero en Catalunya hasta categoría Infantil no es así. Esta año Pau dice adiós a la categoría alevín y ya se adentra en la Infantil.

Han sido 8 años dónde hemos vivido de todo, cosas muy buenas y otras no tanto. La verdad es que ha sido una montaña rusa de emociones y experiencias. He visto a mi hijo alabado por técnicos que luego le han dado la espalda cuando las cosas no le han ido tan bien. He visto cómo llamaban a mi hijo para probar en uno de los mejores clubs del mundo y he visto como le han comunicado que no contaban con él para la siguiente temporada. Lo he visto subir, caer y levantarse. Todo eso a su corta edad. Diréis pues vaya etapa más movida y no os voy a engañar si os digo que hubiera preferido una etapa más llana sin tantos altibajos.



Dicen que la vida es la suma de experiencias, y estos 8 años me han ayudado a aprender mucho.

Empezamos llevando a nuestro hijo al fútbol porque no quería hacer piscina. Jugó un primer partido de jugador y no le gustó. El coordinador del Cambrils UCF le ofreció la posibilidad de ser portero. Eso si le agradó y allí se quedó.

Pau de pequeño, destacaba y muchos nos llenaban la cabeza de pajaritos, y escucharlos y creerlos reconozco que fue mi mayor error.
Tras ir a probar en el fútbol base del FC Barcelona con 6 años, fichó por el Reus Deportiu, dónde pasaría 2 temporadas. Una vez nos comunicaron que no contaban con él decidimos volver al club dónde había empezado, el Cambrils UCF. 2 temporadas después decidimos cambiar tras que el coordinador de porteros nos hiciera saber que no confiaba en Pau. Fue una decisión dura pero cambiar de club fue de lo mejor que hemos hecho estos años.
Esta última temporada de alevín, Pau defendería la camiseta de La Floresta, un club en que nunca hubiera pensado que acabaría mi hijo, pero dónde lo he visto más feliz, tanto con los compañeros como en su cometido como portero. Unos primeros años en el Cambrils y 1 temporada en el Reus dónde subió, la última temporada en el Reus y de nuevo en el Cambrils dónde parecía que iba en caída libre y está última en La Floresta dónde se ha levantado y ha vuelto a disfrutar de ser portero.

A nivel deportivo, Pau ha conseguido como federado una liga en prebenjamín y 2 sub-campeonatos en 1ª división benjamín y alevín, siempre compitiendo en primera o preferente. Ha podido jugar contra grandes equipos en diferentes torneos cómo FC Barcelona, Español, Villarreal, Valencia, Zaragoza, Deportivo de La Coruña, PSV, Inter Milan, Fenerbahce y America de Mexico entre otros. Todo ello son experiencias que seguro que de mayor explicará.



Y si me hicierais elegir entre lo mejor y lo peor de esta etapa, elegiría como mejor a toda la gente que hemos conocido por el camino, compañeros, entrenadores, familias y demás. Y como peor la decepción que he tenido con ciertos técnicos que cuando le iban las cosas bien a Pau lo encumbraban y cuando las cosas no le fueron tan bien le dieron la espalda. Aunque a estos últimos también les estoy agradecido porque me han ayudado a abrir los ojos y a ser consciente de la realidad del fútbol, a ver que lo importante no es que mi hijo juegue en el mejor equipo o que vaya a llegar lejos, lo importante es que sea feliz jugando y gracias a ellos esta última temporada ha disfrutado mucho.



Ahora se abre una nueva etapa muy diferente. He oído de varias personas de fútbol la frase "ahora empieza el fútbol de verdad". Veremos que tal se le da, lo que sí que ahora llevamos la lección bien aprendida y a lo único que aspiro como padre es a que disfrute, que compita a tope, pero que lo haga con ganas e ilusión. 

Acabar este artículo dando las gracias a todos los entrenadores que ha tenido Pau durante estos años por ayudar a su formación como portero y persona. Seguramente de cada uno de ellos ha aprendido algo. Y al final, lo importante de esta etapa es haber podido disfrutar y formarse.




viernes, 26 de abril de 2019

Charla de un padre a su hijo portero antes de recibir una goleada


Los que sois padres de porteros sabéis que hay días en que a tu hijo/a le va a tocar encajar goles porque hay mucha diferencia entre su equipo y el rival. Aunque sean buenos porteros, esos días intuyes que va a tener que recoger el balón de la red unas cuantas veces. Y esa sensación fue la que teníamos esta pasada Semana Santa, cuando Pau participó en el Mundialito con un equipo de USA que no tenía portero y le tocaba jugar contra todo un Inter de Milán.

Os pondré un poco en antecedentes. En la fase de grupos debían jugar 4 partidos, el último contra los italianos. En los 3 anteriores el equipo de Pau, un equipo humilde, había cosechado 2 derrotas y 1 empate. Por otro lado el Inter llegaban con 3 victorias en 3 partidos con 56 goles a favor. Unos números que daban miedo. Uno de los partidos lo habían ganado 32-0, y eso que sólo duraban 50 minutos. Aquí me quiero detener a hacer una crítica constructiva al Mundialito. Pensaréis que los del Inter podrían haber frenado un poco para no llegar a un marcador tan escandaloso, pero resulta que la clasificación para la siguiente fase dependía del número de goles (los mejores primeros jugarían contra segundos). Por ello las ansias de meter goles. Eso creo que durante el Mundialito muchos equipos grandes "humillaran" goleando a los humildes. Ver a equipos ganando 15-0 y recogiendo el balón para sacar rápido y volver a marcar quedaba un poco feo. Pero bueno, nada es perfecto.
.
Imágen del XR Soccer USA y Inter de Milán tras partido
Volvamos a la situación de Pau, nuestro hijo. Se iba a enfrentar al Inter de Milán en unas condiciones de inferioridad importante. Él era consciente de ello. Aun así quise tener una pequeña charla con él previa a salir hacia el campo. Pensé que sería un documento curioso de guardar y deje el móvil grabando audio mientras charlábamos. A continuación os dejo un vídeo con la conversación (ponerle voz). De fondo veréis fotos que hizo la madre del portero durante el partido ;).



¿Y cómo acabó el partido? Con un 14-0 en el marcador tras más de 30 ocasiones de gol del Inter de Milán. Pasó a ser el partido en que más goles encajó Pau, pero a la vez uno de los mejores partidos que le recuerdo, con impresionantes paradas de todos los estilos. Lo más gracioso del asunto es que Pau y su equipo acabaron contentos y orgullosos de "sólo" haber encajado 14, y los italianos enfadados porque no habían metido más goles. Y paso lo antes descrito. Tras cada gol del Inter, los jugadores milaneses recogían el balón para intentar meter más. Y cuando Pau paraba, se tiraba al suelo a perder tiempo. Parecía el mundo al revés :)
Yo no sé si la charla que tuvimos sirvió de algo. Yo no le puedo dar consejo tácticos, porque simplemente no sé. Lo que si que puedo es motivarle para que pase lo que pase no baje la cabeza, para que aunque las cosas no vayan bien, disfrute de cada experiencia, unas experiencias que difícilmente se repetirán. Ese día Pau respondió jugando con la misma motivación los 50 minutos del partido.

El Inter de Milán llegaría a la final del torneo perdiendo en los penaltis ante el Oporto. Por el camino eliminaría al Liverpool por un 12-0, un resultado no demasiado diferente al que habían cosechado los chicos del XR Soccer, cosa que daba un gran mérito al equipo Americano. El equipo de Pau pasaría a deiciseisavos de la copa plata, donde caería ante el America de México pro un resultado más ajustado. 

Os dejo el vídeo con las intervenciones de Pau en el partido. Desde él podéis acceder a ver el partido entero entre el XR Soccer USA y el Inter de Milán






lunes, 1 de abril de 2019

Hijo portero, padre entrenador. A propósito del caso Zidane


Ayer Zinedine Zidane hizo debutar en el Bernabeu (ya lo había hecho fuera) a su hijo Luca como portero del primer equipo del Real Madrid en su partido de liga ante el Huesca. Escuchando las explicaciones del entrenador se puede llegar a entender esta decisión. Con Courtois lesionado, se decide optar por el tercer portero porque Keylor Navas venía de un compromiso de selecciones con muchas horas de vuelo. Hasta aquí completamente comprensible, pero cuando en la decisión entra el factor que el tercer portero es el hijo del entrenador, empiezan las suspicacias y comentarios del entorno. ¿Hubiera tomado la misma decisión si el tercer portero no hubiera sido su hijo? Nunca sabremos la respuesta, aunque estoy seguro que según la simpatía que uno tenga por el entrenador o por el club, pensará de una forma u otra. 

Más allá del caso particular explicado anteriormente, en el mundo del fútbol podemos encontrar casos como el anterior. Es una situación menos habitual en el fútbol profesional, pero más en el fútbol base. Nos podemos preguntar sobre el caso de Luca de la misma forma que podemos preguntarnos si Jordi Cruyff tenia nivel para jugar en el Dream Team que entrenaba su padre Johan. No soy nadie para dudar del nivel deportivo de uno u otro pero lo que si es seguro es que estas situaciones generan comentarios y suspicacias.

jueves, 17 de enero de 2019

El futbolín... Curiosidades varias...

Quien no ha jugado al futbolín aunque sea una vez en la vida? Porque no sé en otros países pero aquí, es un juego que está en casi todos los bares y salas de juego, es para los españoles lo que el billar para los americanos, no? Qué pensáis? 

Y qué niño no ha pedido algunos Reyes uno? Los hay de mesa, de los normalitos, de los que valen un dineral… Pero incluso los hay de juguete, así que sí, podemos decir que es un juego “ nacional”… 

miércoles, 9 de enero de 2019

¿Quitan los vídeojuegos protagonismo a la práctica deportiva?


Acaban las fiestas y todo vuelve a la normalidad tras unos días de excesos y regalos. Y en los regalos me quiero detener. ¿Os habéis planteado alguna vez que los regalos estrella para los pequeños suelen estar relacionados con consolas, juegos o accesorios? Todo ello en detrimento de otras opciones de juego como pueden ser los productos deportivos.