martes, 14 de noviembre de 2017

Los porteros también lloran

Hoy me toca a mí, mamá de Pau, escribir este post... No porque " me toque "escribir algo, ya sabeis que no soy muy dada en hacerlo ni en ir a los partidos del peque... 
Mis motivos, los que me conoceis, los sabeis de sobras y no voy a entrar en ellos... Simplemente, prefiero que me cuenten el partido y verlo en los vídeos, TRANQUILA, en casa... Mis razones tengo... 

Pero hoy, tras ver una foto de Buffon llorando desconsoladamente y que me ha partido el corazón - lo siento mucho, ya sé que Italia no suele caernos bien en temas de selección pero tengo debilidad por Buffon - y me he dado cuenta de una cosa:a veces, cuando nuestro hijo llora tras un partido, ya sea porque ha encajado muchos goles o les han eliminado en un torneo, mucha gente le dice que no llore, que ya está... Y yo, me carcomo por dentro... 

No me digais que no se os parte el alma al verle llorar así.

viernes, 3 de noviembre de 2017

La importancia de las escuelas de porteros en el fútbol base


Dicen que ser portero es ser diferente, por la posición, la vestimenta y múltiples detalles que hacen que su entrenamiento sea diferente a la del resto de jugadores del equipo. El problema es que en el fútbol base no siempre se dan las condiciones para que el portero reciba una formación completa dentro de su club.

Existen algunos clubs dónde no hay un entrenamiento específico para porteros y su formación recae en el entrenador del equipo. Este técnico debe priorizar el grupo y es normal que no tenga el tiempo suficiente para dedicarle a las necesidades específicas del arquero. También es posible que aunque tenga formación para entrenar y dirigir un equipo, no tenga los conocimientos adecuados para realizar un entrenamiento adecuado a las especificaciones del portero. Afortunadamente esta realidad cada día es menor y en la mayoría de clubs ya existe la figura del entrenador de porteros.


Llegados a este punto y con la premisa de que el club tenga un entrenador de porteros, nos podemos preguntar si la formación que recibe en su club es suficiente. Podríamos responder perfectamente con otra pregunta: ¿Que es suficiente?. Personalmente pienso que en todos los aspectos de la vida cuanto más conocimientos pueda uno adquirir, mejor para el correcto desarrollo de la actividad para la que se está formando.

Aquí entra el papel de las escuelas de porteros. Raro es la provincia que no cuente con alguna de ellas. Cada una con sus características específicas pero con un objetivo común, dar una formación complementaria a la que reciben los porteros en sus clubs. El objetivo de este artículo no es analizar si hay mejores escuelas que otras, sinó mostrar nuestra opinión sobre la importancia que actualmente tienen en la formación de los porteros del fútbol base.

Hemos hablado de clubs dónde no hay entrenadores específicos de porteros. En estos casos es indiscutible la importancia de realizar entrenamientos complementarios por profesionales formados en la materia.


¿Y en los casos de chic@s que pertenecen a clubs con entrenadores de porteros? En estos casos cada familia debe valorar las ventajas-desventajas de que su hij@ dedique una o dos tardes a la semana para complementar su formación como portero. 

Ventajas y desventajas de acudir a una escuela de porteros
A continuación os relataré las ventajas y desventajas que a modo personal encuentro en apuntar a un hijo@ a una escuela de porteros:
Ventajas:
  • Más formación en esta posición tan específica.
  • Convivir con otr@s chic@s porter@s de otros clubs.
  • Aprender de otros entrenadores. A mí me gusta decir que "se aprende más de 2 maestros que de 1". Cada entrenador puede transmitir conocimientos diferentes y ello enriquece el conocimiento del alumno.
Desventajas: Cómo cosas desfavorables encontraría 2 que veréis que no tiene tanto que ver con el fútbol en sí:
  • El coste económico. Las familias ya hacen un esfuerzo para pagar las cuotas del club, y las escuelas suponen un gasto añadido. Para mí un gasto que vale la pena, pero ello es cada familia la que debe valorarlo dentro de sus posibilidades.
  • El coste de horas. Los chic@s de hoy en día tienen múltiples responsabilidades. Colegio, deporte, extra-escolares, etc. Acudir a una escuela de porteros supone una inversión de horas que el porter@ debe saber administrar para que no influya en lo verdaderamente importante: sus estudios. Personalmente pienso que sí un chic@ se sabe organizar y es responsable, puede llegar a todo.

Recuerdo una entrevista que realizamos a Edgar Badía, portero del Reus Deportiu, actualmente en 2aA. Cuando le preguntamos qué consejos le daría a un joven guarda-meta, uno de ellos era acudir a una escuela de porteros. Para él había sido una gran ayuda en los primeros años de su carrera deportiva. Seguramente si preguntamos a otros profesionales porteros nos podrían dar el mismo consejo.

Nuestra experiencia

Los que no seguís habitualmente sabéis que los artículos del blog están basados en nuestra propia experiencia con nuestro pequeño portero. Pau desde pre-benjamín acude una tarde a la semana a una escuela de porteros. Aunque la temporada pasada cambió de escuela, la formación en ambas le ha servido para mejorar como arquero y para conocer nuevos entrenadores y nuevos compañeros porteros.


En ambos clubs en los que ha jugado disponían de la figura de entrenador de porteros, cosa que es de agradecer. Aunque, tanto en el CF Reus Deportiu como en el Cambrils UCF, los entrenamientos específicos de portero no llegaban al 50% de las hora de entrenamiento, no nos podemos quejar por que la formación dentro de estos clubs era y es bastante buena. Aun así, para nuestro hijo acudir a la escuela le ha ido muy bien, tanto para mejorar como portero como para conocer compañeros de otros equipos.

Concluyendo, cada familia ha de valorar según las necesidades de su hij@ si acudir a una escuela de porteros puede ser positivo para él, siempre que se tengan posibilidades económicas y de tiempo. Mi consejo personal bajo nuestra experiencia, es que acudir a una escuela de porteros es una gran ayuda para el chic@ que quiere mejorar como arquero. Además en nuestro caso en particular, Pau disfruta mucho en este tipo de entrenamientos.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Uso de gafas deportivas en fútbol base: Nuestra experiencia


Si nos vais siguiendo por las redes sociales, habréis visto que la temporada pasada Pau empezó a llevar gafas para entrenar y jugar sus partidos. Él tiene hipermetropia, es decir, su problema es para ver de cerca. Lleva gafas desde los 3 años pero siempre ha entrenado y jugado sin ellas porque de lejos veía perfectamente. 
Hace un año, en una reunión con el coordinador de porteros de su club, nos comentó que le daba la sensación de que en ocasiones Pau reaccionaba un poco tarde tras el chute del contrario. No se notaba mucho porque es de reflejos rápidos, pero creía que usar gafas le iría bien. Yo utilizando la lógica del que no sabe mucho del tema, le comenté que Pau veía bien de lejos, que no sabía hasta que punto necesitaba las gafas. Aún así seguimos sus consejos y le hicimos una gafas deportivas.

Pau durante un entrenamiento en su club
En un principio nuestro hijo no se las quería poner por un tema de vergüenza. Pensaba que los compañeros se reirían de un portero con gafas. Y eso que tenía algún compañero, jugador de campo, que llevaba. Finalmente accedió. El primer entrenamiento al que acudió con las gafas fue uno más. Sus compañeros lo vivieron con toda naturalidad y al finalizar salió contentísimo explicándonos que le habían dicho que eran muy chulas. 
Y han pasado los meses y, a día de hoy, no hay entrenamiento o partido que lo haga sin las gafas. Se siente mucho más seguro con ellas. Yo le pregunté: ¿Ves mejor con ellas?. Su respuesta: "Veo el balón más grande". 

Supongo que algunos de los que leéis estas líneas tenéis hijos con problemas de visión que juegan con gafas o lentillas. Por el momento, en nuestro caso, no nos hemos planteado el tema de lentillas porque Pau está muy cómodo con las gafas. 

Posible problemas de jugar con gafas
Las ventaja de las gafas es simple: mejor visión, mejor rendimiento. ¿Pero, tiene desventajas?
Voy a relatar algunas que me han venido a la mente:
- Disminución de la visión periférica: Al ser una estructura colocada alrededor del ojo, podríamos pensar que la visión lateral podría quedar un poco comprometida. Los que entienden un poco de porteros comentan que la visión periférica es esencial para el guarda-meta, porque no solo ha de controlar el balón, sinó todo su entorno para poder reaccionar rápido ante cualquier lance del juego. Pues bien, creo que el diseño de las gafas deportivas con una especie de diseño envolvente, no tienen demasiado influencia en ello. Al menos a Pau cuando le he preguntado no tiene sensación de que no le deje ver bien de forma lateral.
- Empañamiento: Los que llevamos gafas sabemos que al hacer actividad física y sudar las gafas se suelen empañar. Las gafas deportivas que actualmente lleva Pau tienen un sistema de aireación en la parte superior que en principio es para evitarlo. A nuestro hijo parece que le funciona porque nunca se le han empañado. Podéis pensar que siendo portero en los partidos no suele sudar mucho. Tal vez en algunos no sude tanto como otros jugadores, pero en los entrenamientos suda como el que más y no ha notado nunca el empañamiento de las gafas. Recuerdo un compañero que jugaba con él hace unas temporadas, si tenía muchos problemas en este sentido. No me hagáis decir el porque. No sé si es el individuo, si es el diseño de las gafas, pero en nuestro caso en concreto esto no pasa.
Sistema anti-vaho que llevan las gafas de nuestro hijo

- Traumatismo al golpear el balón las gafas: Si algo tiene el portero es la posibilidad de recibir un balonazo en la cara. A Pau le ha pasado unas cuantas veces. Si es cierto que el llevar las gafas ha sufrido algún "problemilla" tras un pelotazo, pero no ha pasado más allá de un golpe. Las gafas deportivas que lleva, tienen una especie de material elástico en la zona de contacto con la piel para amortiguar estos golpes. Además suelen estar fabricadas en materiales resistente y bastante romos para evitar lesiones en golpeos involuntarios.
Pau con un compañero portero (ambos con gafas)
de una selecciónestadounidense, tras
el partido que jugaronen el Mundialito 2017. 

En resumen, la ventajas son indiscutibles y la desventajas dudosas, o al menos en el caso de nuestro pequeño portero. Sé que a la larga si Pau sigue practicando fútbol o algún otro deporte acabará llevando lentillas, pero por el momento no nos lo planteamos porque se encuentra a gusto con las gafas y el tema de las lentillas le da un poco de repelús ;)

Cada persona es un mundo y seguro que los que tenéis hijos que precisan de corrección visual tenéis experiencias parecidas o contrarias a la nuestra con las gafas deportivas. Ya os hemos comentado que nosotros estamos satisfechos con el uso que hace nuestro hijo. ¿Y vosotros, que experiencia tenéis con las gafas deportivas?

jueves, 31 de agosto de 2017

Buscando el equilibrio estudios-deporte en este inicio de temporada


La semana pasada Pau inició la pre-temporada con su club, el Cambrils Unió CF. Esta año cambia de categoría y pasa a alevín. En su club hasta benjamín se entrenan 2 días por semana, pero a partir de alevín son 3 tardes. En nuestro caso particular será lunes, miércoles y viernes. 
Además como portero en su club hace un entrenamiento específico con el resto de porteros. La temporada pasada coincidía con el entreno de equipo y así entrenaba un día con sus compañeros y otro con los porteros. Pero este año da la casualidad que no coinciden al haberse programado los martes. A todo esto se le une que a nuestro hijo le encanta poder ir a la escuela de porteros para hacer tecnificación, lo que sumaría un quinto día de entreno a la semana.
Empieza la temporada y nos encontramos con realidad de que si queremos cumplir al 100% todos los entrenamientos, Pau tendría todas las tardes laborables ocupadas con el fútbol, a parte del partido del fin de semana. Partiendo de que en casa no creemos que su futuro profesional pase por el fútbol, vemos algo exagerado esa alta ocupación de las tardes, sobre todo pensando en la escuela.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Otras utilidades de los entrenamientos de porteros: Wipe-Out


Hoy vamos a cambiar un poco el tono de nuestros artículos y nos vamos a darle un toque menos serio a la cosa ;)
Os pongo en situación. El pasado fin de semana estuvimos toda la familia en Marina d'Or. En nuestra maleta nunca falta un balón de fútbol. Pero había tantas cosas a hacer que la verdad no tuvimos tiempo ni de hacer unos chutes. Y eso que allí tienen un par de campos de césped artificial y algunos de fútbol sala para realizar eventos deportivos. 
Una de las cosas que queríamos probar era el Emotion Park, dónde había una serie de pruebas del Wipe-Out, o como los que tenemos una cierta edad, del "Humor Amarillo". La primera prueba eran los palos que giran, dónde te has de ir agachando y saltando, sin salirte de una base. Pau participó en el primer grupo con 7 chicos/as más de edades similares (algunos un poco más mayores). No se vuestros hijos, pero el nuestro es competitivo a tope. Y allí se subió concentradísimo.

Imagen aérea del Wipe-out de Marina d'Or
Después de unas vueltas de prueba, empezó la competición. Se podían caer una vez. A la segunda eliminados. Pau no se cayó ni una sola y al final ganó. Quedó otro chico y él que aguantaron mucho rato pero al final el otro perdió la estabilidad tras un salto y Pau siguió en pie.

Momento de salto para esquivar obstáculo móvil  

Después de bajar comentábamos entre nosotros que se notaba que entrenaba de portero. Algunos pensaréis que menuda tontería lo de entrenar de portero. Puede ser. Pero yo personalmente vi mucha similitud entre algunos ejercicios que realiza en los entrenamientos y las habilidades necesarias para ell juego en cuestión. El salto, la estabilidad en la caída, la agilidad y los reflejos entre otros son parámetros que se trabajan en cualquier club o escuela de porteros.
Aquí os dejamos un vídeo dónde comparamos el Wipe-Out con unas imágenes de un entrenamiento de porteros:




Así que amigos padres de porteros, vuestra inversión en escuelas de porteros sirven para algo más que para que vuestros hijos paren más y mejor. Así que si algún día tienen que participar en un Wipe-Out, estaros tranquilos, están preparados ;)